fbpx

Fernando, el hermano de Carlota Corredera que murió con tan sólo 18 años

fernando,-el-hermano-de-carlota-corredera-que-murio-con-tan-solo-18-anos

Carlota Corredera consiguió ganarse en muy poco tiempo el cariño del público cuando se empezó a poner delante de las cámaras. Sin embargo, con el paso de los años, los espectadores le han dado la espalda, como demuestran las críticas y los datos de audiencia de ‘Sálvame ‘. Desde muy joven, la gallega tenía claro que quería dedicarse al mundo de la comunicación. Luchó por conseguir su sueño, y actualmente, es una de las presentadoras más populares de éste. Incluso se ha atrevido con los libros.

Libros ha escrito varios, entre los que se encuentra ‘Tú también puedes’, donde Carlota ha narrado algunos capítulos desconocidos de su vida. La muerte de su padre y de su hermano Fernando cuando apenas tenía 18 años le han marcado de por vida. La viguesa también habla de su difícil relación con la alimentación, un problema con el que lleva luchando desde hace muchos años.

Corredera empezó su primera dieta con sólo ocho años porque ganaba peso con demasiada facilidad. Ya en edad adulta, la alimentación se convirtió en su perfecto refugio para combatir las dificultades que se le presentaban en la vida, para «soportar el miedo y el dolor». Recuerda cómo las defunciones de estos de dos familiares la acabaron hundiendo, especialmente la de su padre, que murió cuando Corredera estudiaba Periodismo en Santiago de Compostela.

Carlota Corredera és una de les cares més conegudes de Telecinco
Carlota Corredera es una de las caras más conocidas de Telecinco | Mediaset

Con apenas dieciocho años, la joven recibió la noticia de que su progenitor tenía pólipos en el colon. Su padre fue intervenido quirúrgicamente y estuvo dos años luchando contra la enfermedad, pero finalmente acabó muriendo. Carlota Corredera explica que esa pérdida no solo la dejó a ella y sus hermanos huérfanos, sino que además, «nos quedamos sin guía, sin brújula». Sin embargo, la ahora presentadora tenía la certeza de que «lo conseguiría, en qué se curaría».

Pero éste no fue la única vez que recibió en aquella época la presentadora viguesa. Tuvo que hacer frente también a la muerte de su hermano pequeño, Fernando, que sufrió un accidente de tráfico con sólo 18 años. Sólo había pasado un año desde la muerte de su padre, y en este sentido, Corredera señalaba «fue tan inmensa e insoportable la tristeza, que de verdad pensé que era nuestro final».

Al día siguiente de esparcir las cenizas de su hermano en la ría de Vigo, la familia intentó poner el contador a cero. «Mi madre levantó la persiana de su habitación y nos dijo a sus hijos que había que seguir viviendo por nosotros, por ellos», apunta.

La viguesa va recollir fa uns dies un premi per la tasca en defensa de la igualtat

La presentadora de ‘Sálvame‘ sufre una enfermedad crónica: el síndrome de Hashimoto. Es una especie de hipotiroidismo crónico, del que ningún especialista ha sido capaz de esclarecer el origen de esta enfermedad. Lo más probable es que sea un problema provocado por las continuas bajadas y subidas de peso de las dietas. Existe otro capítulo desagradable de la vida de Corredera que la persigue. Se le detectó un teratoma en la primera revisión ginecológica, que le fue extirpado junto con medio ovario derecho.

Carlota Corredera i el seu home, Carlos de la Maza, en un photocall

Carlota Corredera, más enamorada que nunca

Pero no todo son malas noticias en la vida de la gallega. Hace unos años encontró en su trabajo el amor de su vida. Se trata de Carlos, un operador de cámara muy discreto, con quien se casó en junio del 2013 en el hotel Gran Vía 2. Dos años después de contraer matrimonio, nació su hija, llamada Alba.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos y mostrar publicidad relacionada a sus intereses. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.    Configurar y más información
Privacidad